Knots - Reglas para ser felizmente infeliz

Sinópsis

Segùn la “Comisiòn de las naciones unidas de los derechos humanos” hay en el mundo mas o menos 100 millones de personas que viven en la calle.

 

La infelicidad es dolorosamente necesaria…

 ¿Pero que es la infelicidad? ¿Podemos estar seguros de la felicidad o infelicidad de alguien? 

 

En el espectàculo “KNOTS - reglas para ser felicemente infeliz”, cruzamos nuestra vida con la de Nina, una mujer italiana que pasò mas de la mitad de su vida en la calle, mirando los ojos de las personas que distraidamente caminan sobre ella.

 

En su viaje hacìa la verdad, conoceremos los recuerdos de una infancia descuidada, pero también sus pesadillas. Los que son llamados “nudos” en psicologìa y que la acompañan en su camino solitario.


El espectàculo es el espacio de un recuerdo. De un momento que ha cambiado la direcciòn de una vida, transportàndola sobre una nueva cama cada noche. Es ser libre, vivo, y presente en todos los rincones oscuros de la ciudad como transparentes fantasmas. A través un profundo conocimiento de si misma y una loca auto ironia Nina llegarà a la mediaciòn entre estos dos opuestos sentimentos.  A una vida felicemente infeliz...

Ficha técnica

Luces:

6 luces por 64 con posibilidad de ponerlas

  en el piso

4 luces por 64 (dos frontales y dos

  laterales)

1 contraluz

 

Fònica:

NO es necesario equipo de sonido

 

Materiales da reperire in loco: 

2 sillas NO plegables

10 cartònes de diferentes dimensiònes

2 periòdicos del lugar en dònde se realiza el 

  espectàculo

3 rotuladores de color rojo, verde, azul


Palabras de la directora:

“El espectáculo no habla de algo en particular, presenta preguntas a las cuales cada espectador encontrará personales respuestas. 

 

Sentada sola en la playa, escuchando el canto del mar que las olas han creado en siglos de movimiento, Nina espera la vuelta del pasado y no se pregunta si està feliz o no, no le importa. 

 

Las ballenas hacen un largo viaje desde el sur hacìa el norte de nuestro planeta. A mitad del viaje se encuentran y cantan inspiradas por el éxito de sus travesías.  


No sólo las ballenas sienten la exigencia de comunicar sus vidas, también nosotros la tenemos. Feliz o no, sólo con la relatividad del tiempo podremos juzgar.

 

La calle, dirección o recorrido que sea, siempre sigue corrientes predefinidas, pero a veces algunos nodos pueden crear desviaciones. 

 

La travesía en la creación de este espectáculo ha sido bonita. 

Las olas fueron fuertes pero no muy violentas y este mar en que nos hemos zambullido ha presentado muchas sorpresas delicadas. 

 

De vez en cuando fuimos confundidas y felizmente infelices, 

otras veces orgullosas e infelizmente felices.” 

 

Hoja de vida: Else Marie Laukvik

Directora>>>